Guillermo Fariñas, Delirio, desesperación o “Casualidad Premeditada”.

Por: Gabriel Pol.

Coco

Guillermo “Coco” Fariñas otra vez trata de aferrarse a la cuerda que lo pueda sacar del pantano, luego del escándalo que supuso la auditoría realizada por la Fundación Nacional Cubano Americana  a sus finanzas, cuyos resultados quedaron al desnudo en el canal de youtube de la periodista Yadira Escobar.

En medio de una pandemia mundial sin precedentes, Coco, se encuentra en Estados Unidos dando “patadas de ahogado” en los salones de la FNCA (y no precisamente porque se vaya a morir de Covid-19), tratando de sanear su imagen, con cortinas de humo, mediante la revelación de supuestos “agentes” de la Seguridad del Estado, que no son otros que en algún momento le han hecho sombra o le conocen muy bien la basura que guarda debajo del tapete.

Si algo de lo que dice tuviese crédito, el denominado Teniente Coronel Azary (si es que existe), fuese inmediatamente sustituido, aunque por el cariño con que se refiere al mismo, puede tratarse de un oficial “amigo”, o una historia de “amigo imaginario”, salida patológicamente de la mente de un paciente que padece el síndrome de

Si algún mérito le pudiese conferir a este hombre es la capacidad para nunca rendirse en el arte de engañar a todo el que lo rodea. En un escenario en el que varios directores y empleados de la FNCA, se quejan por la actitud de “coco” durante su estancia en Estados Unidos por no respetar la cuarentena ante la Covid-19 y su obsesión por salir de compras junto a su sobrina, se abre paso la estafa al veterano Eduardo Pérez Bengochea, a quien en varios momentos Fariñas lo ha tildado de cobarde, porque a pesar de pertenecer a la 2506, se dio a la fuga en una lancha antes de desembarcar en Girón. Ahora le falsea en sus propias narices una encuesta por la que cobró varios miles de dólares y que se usaría para validar solicitudes formales al gobierno de Estados Unidos sobre la política a seguir con Cuba. Solo puedo imaginar como quedaría el veterano camión de las regatas, cuando la Seguridad del Estado publique las pruebas irrefutables de ello, tal vez el propio Teniente Coronel Azary, esté a cargo de ello.

Coco delira, estafa, miente, pero deja entrever su desesperación o la “casualidad premeditada” de su comportamiento.

Nota: Aseguro que luego de leer este artículo entre líneas, Guillermo Fariñas dejará de publicar la identidad de los supuestos agentes que dice conocer…

 

 

 

La Fundación Nacional Cubano Americana, fiscaliza a Guillermo Fariñas.

Guillermo Farinas

La Fundación Nacional Cubano Americana, al parecer inició una investigación por corrupción al disidente cubano Guillermo Fariñas Hernández.

El premio Sajarov del Parlamento Europeo 2010, Guillermo “Coco” Fariñas, ha sido reiteradamente acusado de corrupto por los propios activistas de su organización, los escándalos han llegado a los oídos de directivos y funcionarios de la fundación principal financista del Foro Antitotalitario Unido.

En un intento por blanquear su imagen, la FNCA ha iniciado, aparentemente de forma secreta, un proceso de fiscalización del FANTU. La otrora protectora de Fariñas, Eulalia García Pedroso o Laly San Pedro, se ha encargado personalmente en llamar a todos y cada uno de los “supuestos” activistas del FANTU dentro de la isla, para comprobar su “militancia” y “activismo” en la causa. Se trata de revisar una engorrosa lista fabricada durante años por Fariñas, cuyo resultado ha arrojado un sin número de aristas, que todas conducen a demostrar que: “El Coco”, no es más que un vulgar corrupto y mentiroso patológico, con una dudosa carrera dentro de la disidencia cubana, en la que no se puede discernir con claridad, entre la verdad y la mentira. En los Estados Unidos, podría responder a cargos de estafa y corrupción, aunque exponer formalmente los trapos sucios ante un tribunal de la Florida, tal vez no sea un riesgo que estaría dispuesto a correr la familia Mas Santos.

En las indagaciones, “la Momia”, como Coco, “cariñosamente” se refiere a Laly en su círculo de amistades, a encontrado de todo, personas que no existen, números telefónicos que no aparecen, nombres de vecinos y amistades de Fariñas que no sabían que figuraban como activistas del FANTU, o desde hace rato se habían desmovilizado y sin saberlo, el exilio les continuaba enviando su “ayuda”.

Eulalia García, había dejado entrever desde hace un tiempo la transformación de su afecto hacia su “Coco”, pues por indicaciones suyas, Juan Alberto de la Nuez Ramírez, ex miembro del FANTU de la provincia de Cienfuegos, abandonó la organización para intentar formar una nueva con los activistas desilusionados por las estafas del Gran Premio Sajarov y le ordenó a Oscar Luis Milián Reinoso y Rolando Ferrer Espinosa recientemente exiliados, observar de cerca el comportamiento de Fariñas.

Dichas acciones pudieran afectar los ingresos directos de Fariñas, provenientes de la FNCA; aunque como es sabido, este ha invertido lo devengado en su propia red de Hostales y Paladares, una versión cubana del negocio de Bienes Raíces, con el empleo de terceras personas o prestanombres, que ocasionalmente, pueden servir a su vez, como integrantes de las lista de los miembros “No Públicos” del FANTU, aspecto comprobable, si la intención de la fiscalización se tornara un poco más seria.

Personalmente considero que el resultado más contradictorio pudiera ser que los “miembros” del FANTU, se percaten que hasta ahora solo han sido estafados y como un boomerang contra Fariñas, le exijan al menos, el pago retroactivo de lo robado, o que cumpla con la promesa de darles un aval político para alcanzar su visa al sueño americano.