Santiago Álvarez, ¡!Otra Vez!!, juega con Candela.

2017_163930073791151_631193917_n

Por: Gabriel Pol.

El terrorista Santiago Álvarez Fernández-Magriñá, financia la creación de disturbios internos para el año 2020, en Cuba, donde asegura que la próxima vez, será la vencida.

El viejo luchador anticastrista, parece serle habitual escoger los meses de fin de año y año nuevo, para poner en práctica sus “brillantes estrategias” que aún no logran derrocar al régimen de la isla.

Santiago Álvarez insiste en “sugerirle” a los emperadores de la oposición cubana, establecer una estrategia de acciones cívicas en las calles, pero lo más importante, aparentemente, no es el alcance o impacto de estas ante la población cubana, sino generar una especie de hemorragia de detenciones  a lo largo y ancho de toda la isla, pues a su juicio, en 2019, se “alcanzaron” muy pocas “detenciones arbitrarias”, las que resultan vitales, para imputar al gobierno de la isla ante manipulados mecanismos internacionales de Derechos Humanos.

Una vez más, el viejo del Yate Santrina, se apoya en sus coterráneos matanceros Félix Navarro e Iván Hernández Carrillo, las deprimidas y melancólicas Damas de Blanco con Ángel Moya al frente y Berta Soler como secretaria adjunta.  La mecanógrafa encargada de aglutinar, contabilizar y enviarle toda la información de semejante empresa, sería la ocurrente del aguacate, Martha Beatriz Roque Cabello quien se niega a jubilarse hasta que no le suban el salario. Es importante que cada uno de estos encomiables activistas, realicen con su gente, como mínimo 2 acciones cívicas en las calles cada mes y garanticen grabar el show y ser detenidos por la policía. Pudieran estar presentes otros movimientos opositores, pero no todos resultan confiables y los de la UNPACU tienen dolor de cabeza por culpa de una mesa.

Al parecer el tío Santiaguito, no sabe regalarle otra cosa al pueblo cubano que no sea problemas y más problemas, que solo hacen más ruido y nos dan menos nueces.

El Fenómeno “NO Más Ota Ola”.

Por: Gabriel PolScreenshot_4

Las redes sociales que parecieran la cúspide del desarrollo humano y tecnológico, ha sido paradójicamente, un punto de retorno, como círculo vicioso a la época de las cavernas, los siglos de perfección del lenguaje humano y las normas de comportamiento social han retrocedido atrozmente a épocas medievales.

Para los cubanos, que por genuinas gestiones de su “tiránico” gobierno, y en contraposición a las ideas vendidas por años por los opositores al régimen, de que: “Los Castros” impedían a su pueblo, por temor al “efecto”, conectarse y acceder al universo informativo de la Internet; la Red de Redes, aún incipientemente explorada para los que viven dentro de Cuba, se ha convertido en el espacio donde se ha digitalizado, por así decirlo, la idiosincrasia de ese cubano, ese cubano “de a pie” o “montado”; ese cubano residente en “la isla” o “fuera de la isla”, ese cubano con “ideología marxista”, o no tan “marxista”, es el espacio donde a lo cubano, se dice lo que se piensa, se lleva a las redes los comentarios de barrios, de solares y de nuestros campos, sin dejar el toque de café y caña de azúcar.

Las Red de redes, más explotada por los que “llegaron primero”, o sea los que un día emigraron y se conectaron, y luego dijeron lo que pensaron,  la comunidad cubana que reside fuera de Cuba, esencialmente en los Estados Unidos, se ha matizado por personajes como Alexander Otaola, un carismático gay, que aunque varíe convenientemente sus criterios y deban sus productores comprar los denominados views, para engrosar la alfombra roja de su polémica popularidad, no ha dejado de ganar seguidores y detractores en las redes y fuera de esta.

OtaOla devenido un comentarista de farándula se ha inmiscuido cada vez más a fondo en la crítica política, pero casi exclusiva al “Régimen Cubano” y todo lo que de la isla provenga. Un show mediático o versión digital de una mescla de un Circo Romano con humor bullying, donde aparentemente no hay sangre pero irresponsablemente se clama por ella, y la burla y exposición de la privacidad ajena se expone como trofeo sin un ápice de respeto a la integridad humana. Esa privacidad escala rating, cuando se trata de personas con cierta popularidad, solo basta con decir algo “atractivo” y como piraña parásita se logra alimentar de la popularidad de otros. El pedófilo pederasta bien podría hacerle un tributo a la mítica Revolución Cubana y sus líderes, pues gran parte de su popularidad se la debe ellos, esto es otro fenómeno que tal vez hayan descubierto “Los Aldeanos” o “Silvito el libre”, nutrirse de la popularidad de supuestos enemigos cuando no pueden brillar con luz propia. ¿Que pasaría si los aldeanos cantaran temas románticos, o el histérico Alexander Otaola, tratara en sus programas temas ambientalistas?, su escaso talento (al decir de críticos culturales), los renegaría al eslabón natural que les corresponde en la cadena alimenticia de la información.

Ota Ola, fomenta el odio entre cubanos, dice defender a todos los cubanos pero solo se parcializa por algunos, los que lo aplauden, ¿y los otros que?, estarán obligados a adoptar la máxima de conmigo o contra mi.

Ota Ola recurre desesperadamente al “chisme”, atractivo para cualquier  cubano (hablando de idiosincrasia), y a la vez que gana seguidores, agrega detractores, incluso ante sus cambiantes opiniones, sus seguidores (los de verdad, no los comprados en paquetes), se convierten ocasionalmente en sus propios detractores.

Para entender el fenómeno No Mas Ota Ola, hay que ir más allá de las casi 15 mil personas que integran el denominado grupo en Facebook, hay que preguntarse que es lo que quiere el cubano, o al menos la mayoría de ellos, vivan donde vivan, Ota Ola es el sello en el iracundo mar de las redes, que simboliza lo que mas le duele a todos los cubanos del siglo XXI, SU ECONOMÍA, Ota Ola defiende una política amarga, rechazada a lo largo de los años, por la inmensa mayoría de los cubanos, sean entendidos o no, en temas políticos; los viajes, las recargas, las remesas y hasta “las mulas”, son mas que eso, son puentes que unen familias y amigos por encima de credos políticos o religiosos, es la expresión de la sangre, que sigue pesando más que el agua, es la representación genuina de la idiosincrasia solidaria de la inmensa mayoría de las cubanas y cubanos, es la explicación al rechazo creciente a Ota Ola, no al afeminado personaje, sino a lo que representa y a lo que nos vende.

Cuba y su gente, como el río crecido se impone y arrasa con todo lo que vaya en contra de su curso natural, los cubanos seremos nostálgicos en otras tierras, pero seremos unidos, seremos padre, hijo, hermano y amigo, seremos siempre familia.

No Mas Ota Ola, es el “Basta!!!”, al odio, a las divisiones, a la ignorancia, Cuba quiere cambios y está teniendo cambios, está cambiando con todos los cubanos, porque Cuba es más que un gobierno, los Ota Ola de las redes no hacen absolutamente nada para ello, solo pretenden ser la mano que obedecen a sus amos para tratar de obligar a los cubanos de la isla, solo a estos, para que tomen las calles, calles con baches, pero que son nuestras calles y no la queremos con sangre, esa es su visión de cambio, mientras justifican y maquillan el rostro de una oposición endeble y flaca. Un día serán los personajes que encarnarán a los “Facundos Correctos”, de un “Vivir del Cuento”, que representan lo obsoleto, corrupto, abstracto y absurdo de un comportamiento que SÍ requiere Cambios, no lo olviden.

Oposición Cubana a propósito del día 10 de diciembre, Retos y Desafíos?

 

Por: Gabriel Pol

copia-5.jpgAl cumplirse el 71 Aniversario de la Proclamación Universal de los Derechos Humanos, en un mundo cada vez más convulso, donde lo real no siempre es tan maravilloso, cabría, sin pretender que valga la pena, dar una breve mirada a la oposición cubana en vísperas de un 2020, que promete a todas luces, ser controvertido y no menos trémulo.

En una “encomiable lucha interna” por presuntos cambios en Cuba, solo perceptible en el furor de las redes sociales, la denominada oposición anticastrista, o mas bien anti “todo lo que no venga del escuálido exilio” por más irracional que sea, parece estar mas inmersa cada día en la fosa en la que se ha sumergido en los últimos años, enlodada por la mentira, la indecencia, el egoísmo y la falta de capacidad de sus líderes, para siquiera hacerse creíbles entre sus más ignorantes acólitos.

Si alguien se permitiera cerrar un 2019 como una especie de concurso que premiase a lo más selecto de los “luchadores por la Democracia”, podría repasarse un año desbordados de nominaciones a los Premios “Oscar”, donde no han faltado unas ridículas Damas de Blanco que insisten en una perreta dominical, matizada por incidentes sexuales y de corrupción, sin vislumbrarse un “cambio”, en su política comunicacional o conductual, mucho menos estructural, una Marta Beatriz en el apogeo de su jubilación, pidiendo un aumento de su pensión durante los almuerzos en costosas paladares con la estrella del circo de Embajada estadounidense Mara Tekach, mas “sigilosamente torpe” que cualquiera de sus antecesores, un controvertido Rodiles que se le agotan los enemigos-colegas o un Cuesta Morúa inmerso en los preparativos de un nuevo “Estafa-Proyecto”, debiera repasarse un Coco Fariñas, que sigue viviendo del cuento, mientras que agranda su mansión sin licencia de construcción, pidiendo limosnas hasta en Lituania, luego de ser sistemáticamente secuestrado por Coroneles y Generales del MINFAR, que de seguro, estudiaron con él, en escuelas militares o cumplieron misión en Ángola, quienes lo amenazan y torturan, y luego le conceden viajar como a ningún otro cubano, hacer de mula y pasar las noches de Navidad y Año Nuevo en la que, para muchos cubanos, se ha convertido la mítica Ciudad de Miami.  O a José Daniel Ferrer que luego de golpear, secuestrar y torturar a sus más cercanos prójimos, es terriblemente apaleado por una “mesa comunista”, sin que falten “buenos fieles” que justifiquen o insistan en ignorar lo innegable. No han faltado en este desfile los “valientes exiliados”, los rostros de la guerra fría con décadas de arrugas que componen el club de los jubilados, que intentan apoyarse en los bastones políticos de los Marcos Rubio, Menéndez y Diaz Balart, algunos insisten en que cambiaron el “Plomo” por la “Pluma”, como Santiago Álvarez, Ángel de Fana y su camarilla, no se puede obviar la jauría de nuevo tipo, que desde Chucho, Carlucho, Juan Juan y el histérico Ota Ola exteriorizan el odio hacia todo lo que represente un sistema que les resulta “presuntamente” antagónico, ignoran o insisten en ignorar una realidad de necesidad económica, que no está para nada, o al menos en Cuba, sujeta a cambios políticos, como es repetidamente sugestionado.

Sin tener que leer un texto completo, se podría citar a Ignacio Ramonet en “La Tiranía de la Comunicación”, cuando entonces comparaba mediante ejemplo, el caso de la muerte de la princesa Diana y el affaire Clinton-Lewinsky, con el asesinato de John Kennedy y el atentado a Juan Pablo II. Ramonet reflexionaba que: “la sobreinformación no significa siempre buena información”, y sin pretender ahondar en su magistral trabajo, pudiera considerarse como medidor para galardonar al mayor protagonista de 2019 en la lucha por el cambio, quien ha sido el indiscutible “Escenario Mediático” que nos ofrecen las redes sociales, saturadas salvajemente de contenido de todo tipo, donde los que siempre controlan la información establecen solapadamente tendencias y estereotipos de criterios, manipulando a su antojo las redes de datos sin un límite ético o legislativo, brindando el espacio y terreno fértil ideal, para llegar a mas gente en menos tiempo, es el escenario que no exonera a casi ningún opositor cubano, (una exagerada minoría, con respecto a los 12 millones de cubanos que hoy habitan la isla),  donde te puedes ocultar y hacer ver un ladrillo del tamaño de un rascacielos, atrapar un resfriado y exponerlo como un cáncer terminal, es el escenario donde en Cuba se tortura, se arresta, se viola, se golpea hasta con “una mesa”, etc, etc, etc, es el escenario donde en 2019, se censura un artista cubano por llevar su arte a Miami, y se critica a Cuba por censurar en los años 60 a los Beatles, es donde tediosamente se habla constantemente de Cambio, mientras que los “heraldos” de la información permanecen inamovibles y se sorprenden de que exista un “Invicto Cubano” o que casi 15 mil internautas digan “No Mas Ota Ola”.

Afortunadamente son solo algunos, los que ignoran que desde hace rato Cuba, está cambiando, se ignora el poder interno del pueblo cubano para reírse de sus problemas y a la vez nuclearse en torno a ellos, y no solo cuando su presidente, llamara a la Unidad del pueblo en un mes septiembre, se ignora que existen mas de 8 millones que no niegan sus deseos y aspiraciones de mejoras económicas, pero rubrican de forma libre y espontánea, una constitución hecha por “socialistas” y “comunistas”, en la cual cada cubano “de a pie”, pudo poner su humilde huella, como en ningún otro país, ignoran que esos cubanos también cuentan, ignoran que Cuba sigue siendo, mas que tabaco, mas que ron, mas que mulatas y dominó, mas que solares y almendrones Cuba es Cubanos, Cuba es su pueblo, con Fidel o sin Fidel, con Raúl y Dias Canel o sin ellos, Cuba, es mucho, pero mucho mas, que una oposición prefabricada ante el lente de un celular que trasmite en una directa de adolescente en facebook.

Termino con la misma pregunta: ¿a propósito del día 10 de diciembre, tendrá la Oposición Cubana, Retos y Desafíos? Me atrevo a decir que habrá que esperar que cambie el rumbo del viento que sopla desde la Casa Blanca, como en 2014 pasó con Obama, la Oposición Cubana, si es que se le puede llamar así, solo tendrá el reto de, cómo buen velero, mantenerse a flote en el mar del oportunismo y el desafío de agradar a los que hacen soplar el viento o tiran de las cuerdas de marioneta que los mueven.