Pequeñas Pinceladas de Librado Linares Garcia

Hace apenas unos días, fue recibido por uno de nuestros corresponsales , un documento que envía el excelentísimo señor Librado Ricardo Linares García, a la dirección de la NED, en sentido generar ademas de cuestionar la gestión de la NED y otras prestigiosas organizaciones en el exilio como la Fundacional Cubano Americana y la Fundación Rescate Jurídico, por dejar de financiarlo, realiza fuertes criticas a lideres nacionales por el uso indevido de la ayuda para satisfacer lujos personales, como es el caso de Guillermo Fariñas Hernández, de quien Librado en varias ocasiones a acusado por corrupto.

Aquí les dejamos el documento integro.

Recomendaciones en aras de mejorar la administración y asignación del financiamiento de la NED
Si me inmiscuyo en este espinoso tema, es porque soy parte del movimiento pro respeto a la dignidad de la persona humana, orientado a propiciar una transición hacia la Democracia en mi país. En el 2003 fui sancionado a 20 años, como parte de la Primavera Negra, por considerar en los hechos a los EE UU como el aliado principal de nuestra causa, y en consecuencia beneficiarme en mayor o menor medida de los programas de la NED.
Para una mejor comprensión de mi exposición, lo abordaré desde el lado de los funcionarios de la NED, así como de las organizaciones receptoras de la Oposición Democrática Cubana:
-Accedí a la página de esta institución y pude constatar que en el 2018 se ratificaron o concedieron 48 grant, con un diapasón amplio en cuanto a los proyectos seleccionados, que van desde Plataforma Internacional de los Derechos Humanos con una asignación de 88 000.00 USD hasta la Unión Cultural para América Latina con 61 000.00 USD. Desde mi perspectiva, ubicada en la Cuba profunda, existen numerosos proyectos que no poseen la capacidad de incidir, lo mínimo indispensable, en la dinámica del conflicto. Al menos, desde la posición de luchador cívico que sustento, no lo aprecio.
-Creo importante, la existencia de una infraestructura institucional de apoyo a la Democracia fuera de Cuba, sobre todo, distribuida en Europa y Las Américas, como en efecto se aprecia en la relación mencionada, pero la magnitud de la misma no puede conspirar con el apoyo financiero que se destina hacia el interior de nuestro país: escenario principal de la lucha.
-Hasta la fecha, por razones obvias, se necesitan organizaciones exiliadas que supervisen el accionar y las finanzas de las que están en intramuros, ya que ha sido muy hostil el escenario donde nos desarrollamos y en consecuencia no hemos podido llegar a la categoría de verdaderas instituciones. También existen grupos que se movilizan por un elemental sentido de la justicia, pero no tienen una elaboración conceptual de hacia dónde vamos y como lo lograremos, y, por tanto, deben tener una guía desde el exterior hasta que se incorporen o coaliguen a otra más madura de su entorno natural: el suelo patrio. Eso sí, no es eficaz, moral ni racional, pretender dirigir a nuestras organizaciones desde fuera del país. Un papel de segundón, le quita protagonismo y fuerza al activista, y posiblemente lo empuje hacia un país donde pueda vivir sin sobresaltos.
-De ser posible, se debía fijar el porciento del apoyo financiero que está destinado para Cuba y chequear con esmero el cumplimiento de este importante indicador. Lo anterior, debe estar orientado a evitar lo siguiente: que muchos opositores de dentro y fuera estén viajando por las capitales del mundo y los héroes del interior de Cuba, casi siempre los que el régimen no deja viajar porque se enfrentan con bravura a ellos, estén sin medios de lucha y literalmente muriéndose de hambre. Es muy injusto eso, así como produce desaliento. Es importante preguntarse: qué ganaría el régimen con dejar viajar a determinado opositor y por el contrario prohibírselo a otro, si ambos tienen proyectos más o menos comparables. Con un diagnóstico certero de la dinámica del conflicto y de sus principales exponentes, estaremos en mejores condiciones de trazar un curso de acción eficaz.
-Es importante crear un modelo, desde el cual se pueda medir la capacidad de las diferentes organizaciones del interior del país, teniendo en cuenta: liderazgo, niveles de institucionalización si los hubiere, resiliencia, proyección hacia el fututo, capacidad de convocatoria entre la población, probidad de sus miembros, efectividad en convertir su agenda en una realidad, etc, para en consecuencia hacerla o no acreedora de la ayuda. Lo que debemos evitar es, que otras variables dadas por, la empatía, relaciones asimétricas, etc desplacen a éstas. Una técnica usual que utilizan los agentes del G2 en aras de ser creíbles y obtener apoyo, es articular el discurso que se quiera oír, así como subordinarse, y más que eso, tratar de convertirse en imprescindibles. Ninguna transición hacia la Democracia es igual a otra, por tanto, nosotros tenemos el imperativo de encontrar nuestra propia variante, y en ese contexto no podemos ser dogmáticos, de lo cual se desprende, que la política de asignaciones debe tener en cuenta eso.
-Se debe producir una coordinación entre la NED y las demás instituciones estadounidenses, para enfrentar adecuadamente a aquellos opositores pacíficos que se benefician de un grant y abandonan su proyecto, emigrando casi siempre para los propios Estados Unidos, y, en consecuencia, dejando inconcluso el trabajo y al azar los medios y finanzas recibidas. Trayendo como consecuencia un despilfarro e incluso robo de dicho apoyo material. ¡Ah, y cuando se exilian son recibidos como héroes!
-Recomiendo se replantee, teniendo en cuenta lo expuesto anteriormente, la asignación y administración de los recursos que la NED, a nombre de los contribuyentes estadounidenses, destinada a la causa de la Libertad y la Democracia en Cuba. Lamentablemente, nosotros somos víctimas de un régimen que deja en la indefensión económica, política y jurídica a las fuerzas vivas prodemocráticas, y, por tanto, dependemos de dicha ayuda para ser Libres. Hoy por hoy, reformar las concepciones de la NED, es la tarea más importante que se debe acometer, habida cuenta, que opera en un país con libertad de examen y pensamientos.
Librado R. Linares García, Sec. Gnral del MCR.