Guillermo Fariñas: “Dejé la huelga de hambre por la invitación de un supuesto Martin Schulz”

Señoras y señores, esto ya no tiene parangón. Lo peor de la egolatría de este señor es que está haciendo un daño tremendo a la disidencia y al exilio, porque no sólo su credibilidad ha caído estruendosamente por los suelos, además ha arrastrado por el barro la de todos los disidentes y exiliados y hasta la de la prensa que lo acompaña .

Vamos a ver, aquí queda claro que la UE no tiene sistema legal, y mucho menos tiempo para crear una Enmienda que lleve el nombre de nadie: “… explica a EL MUNDO María Andrés Marín, directora de la Oficina de Información del Parlamento Europeo en Madrid. “Además, el papel del Parlamento en estas negociaciones con Cuba es el de aprobar el acuerdo final al que se llegue, pero nosotros no podemos presentar enmiendas, así que es imposible que hayamos presentado ninguna enmienda a favor o en contra de Fariñas, no es parte de nuestro procedimiento legal en este momento”, aclara Andrés”.

Entonces Fariñas añade: “Nosotros habíamos tomado la decisión de dejar la huelga no por la enmienda, sino por la invitación que supuestamente nos había hecho el señor Martin Schulz para ir a hablar al Parlamento Europeo“, aclara el disidente Fariñas.” Pero, ¿cómo va a dejar la huelga este aspirante a mártir (según sus palabras) por una invitación a viajar cuando él ha sido el primero que ha criticado en varios artículos a los opositores por sus continuos viajes al exterior? Pero además, ¿cómo va a dejar la huelga por una invitación de un señor que ha autorizado a la UE a reabrir las negociaciones con el régimen castrista? Esto se llama no tener vergüenza, y cambiar sus principios por un viajecito.

Y el ridículo pica y se extiende: “Al parecer, la semana anterior el disidente recibió una llamada de una persona hablando en alemán realizando una invitación para hablar sobre la violencia contra los opositores. “El tono era parecido al de Schulz”, el cual asegura conocer Fariñas. El disidente no habla alemán, pero le tradujeron lo que el falso presidente del Parlamento Europeo decía. “El fraude estuvo bien hecho. Fue un equipo altamente competente. Hablaron con el portavoz, mandaron un correo, ‘hackearon’ nuestra página Producciones Nacán [medio del que Fariñas es director general]”, denuncia el también psicólogo.”

Por favor, si la cosa no fuera tan seria me despatarraría ahora mismo de la carcajada. Dice que el tono de voz era como el de Schultz. ¿De verdad son capaces de distinguir los tonos y acentos en alemán? Ni yo que vivo en Europa y estoy viajando constantemente a Alemania desde 1986 y que viví cuatro meses en Alemania y que a diario oigo en los Informativos de Europe 1 y de EuroNews a Martin Schulz reconocería la voz de este señor si me llamara por teléfono. ¿Además, mediante una traducción? ¿Era de la Baja Sajonia, de Baviera, o de Hesse? ¿Cuántas veces al día Martin Schulz habla con ellos, de dónde saca el tiempo con la que está ardiendo en Europa? ¿Quiénes en el entorno de Fariñas hablan tan perfecto alemán? Pero lo principal, Martin Schulz no sólo habla clarito español, que además seguramente tendrá asistentes o secretarios que hablen español, y que serán los que llaman a los disidentes, porque no veo yo a Schulz en plan llamando él directamente a Fariñas: “Ey, Fari, Coco, mi hermano, aquí te tengo una Enmiendita con tu nombre y un viajecito y además te nombraré asesor para asuntos cubanos de la UE, mi bróder”.

Ahora, por demás, el problema no es la huelga, ya eso pasó a un segundo plano, según él y los “miedos” de prensa. Ahora el melodrama radica en la página hackeada a lo que se agrega la voz falsa de un supuesto Schulz. Es que esto verdaderamente me sobrepasa, a mi no, a cualquiera.

¿Saben lo que creo? Vaya, si es que todavía puedo dar mi opinión sin que me regañen desde las radios miamenses, y sin que el grupito de Barbies infoactivistas de las redes sociales (cuyo contenido filosófico de lectura se reduce a las citas de cartelitos que reparte Facebook a diestro y siniestro, más a siniestro) y el pirotécnico de las huelgas a base de sopitas de pollo y pan con tortilla de la esquina del Versalles me acusen de ser agente del G2, que este señor que le ha servido el plato caliente a los Castro durante mucho tiempo, antes como coronel y ahora como disidente del cambio-fraude, se ha quemado él mismo con ese paripé sin sentido, hecho que le ha servido, ahora sí como un buen postre al régimen, para quitárselo de encima. Ya les cuesta mucho, demasiado, entre sus egolatrías y hospitales.

No contento con el papelazón anuncia una nueva huelga, como si ya la estuviéramos extrañando. Nada, señoras y señores, que Estados Unidos tiene a las Kardashian, y nosotros tenemos a Fariñas. ¿Cómo era aquel lemita marxista… “a cada cual según su capacidad”…? En fin, eso fue lo que les tocó por un cupón de la libreta a los cubanos. Recomiendo que lean el artículo completo. Lo que trajo el barco.

Zoé Valdés.

Anuncios

Radio Martí: la credibilidad por el suelo

Por: Alejandro Armengol

Hace algunos años, los periodistas que colaboraban con Radio Martí recibían un documento donde se especificaban las normas éticas y periodísticas por la que se regía la emisora. Si dicho documento sigue aún vigente, poco hacen para cumplirlo las dos emisoras a cargo de la Oficina de Transmisiones a Cuba de Estados Unidos (OCB). Tanto Radio como TV Martí se han desviado de la idea original de brindar información objetiva y sin censura al pueblo cubano, para convertirse en simples instrumentos al servicio de un sector del exilio de Miami. Y esto se ha agravado durante los casi ocho años de mandato del presidente Barack Obama.

Ha sido precisamente durante la administración de Obama que los problemas que desde el inicio afectaron el desarrollo de una labor informativa independiente, por parte de un servicio noticioso pagado por los contribuyentes estadounidenses, se convirtieron en práctica rutinaria, y lo peor del caso es que en la actualidad no parece existir interés alguno por fiscalizar y controlar una labor que en los últimos tiempos ha escapado incluso a cualquier comentario crítico de otros órganos de prensa. En la actualidad Radio y TV Martí parecen existir en una especie de limbo donde se desconoce su futuro y a nadie parece preocuparle. De las especulaciones sobre su posible desaparición, o su transformación en su servicio administrado de forma privada pero financiado con fondos públicos, apenas se habla. La inercia parece reinar sobre un proyecto que en un inicio significó un empeño por informar, pero que ahora solo sirve de acomodo a intereses locales en Miami.

La falsa noticia sobre la “Enmienda Fariñas”, divulgada en el sitio Martínoticias, es un buen ejemplo de la pérdida de credibilidad de las emisoras gubernamentales. El texto puede servir de ejemplo, para cualquier curso de estudio, sobre los errores que deben evitarse en el periodismo.

Bajo el título “La Unión Europea refrenda la Enmienda Fariñas”, Martínoticias publicó una supuesta información donde en ningún lugar se especifica la fuente de origen. Si en otra época la normativa en Radio y TV Martí exigía que ninguna noticia podía ser publicada sin que antes se verificara su origen por dos fuentes independientes —algo que por otra parte no siempre se cumplió—, aquí ni siquiera se señala una. Todo el texto no es más que una simple copia de una “noticia” sobre una enmienda, supuestamente votada el lunes por el Parlamento Europeo, que resultó completamente falsa.

No hay justificación alguna para que un órgano de prensa de un gobierno cometa un error de esta naturaleza. Otros medios, como El Nuevo Herald, fueron más cuidadosos en aclarar lo cuestionable de la información, porque simplemente llevaron a cabo la tarea indispensable de intentar verificar por medios independientes la veracidad de la nota.

La labor del periodismo no es servir de eco de cualquier cosa que aparezca en Internet, sino de comprobar y verificar lo que se va a publicar. De lo contario se convierte en simple caja de resonancia. Que esto ocurra en un blog resulta entendible. Pero cuando es una organización noticiosa la que comete un error de tal naturaleza, con un presupuesto millonario, al menos debe producirse una rectificación. El lunes seguía apareciendo la “noticia” en el portal de Martínoticias, como si fuera cierta.

Todo ello resulta más grave por el hecho de que una emisora gubernamental no actúa —o no debe actuar— con criterios similares a una empresa privada. No depende de anunciantes ni de ratings para garantizar su permanencia. Supuestamente funciona con independencia y de acuerdo a estándares elevados. La credibilidad de ambas emisoras ha descendido lamentablemente a una situación en que no se distinguen las barreras entre lo correcto, desde el punto de vista ético, y la apropiación, para provecho de unos cuantos, de unos fondos supuestamente destinados a divulgar noticias en Cuba.

Lo ocurrido con la falsa noticia sobre la “Enmienda Fariña” y su divulgación por Martínoticias no es un caso aislado. Con frecuencia aparecen en dicho portal informaciones de los llamados “periodistas independientes” que nunca se verifican, carecen de seguimiento y al parecer están destinadas a despertar la atención en un momento determinado y luego desaparecer, al estilo del peor “amarillismo” en la prensa. Por años se vienen repitiendo las quejas y los informes negativos sobre las dos emisoras del Gobierno de Estados Unidos radicadas en Miami, sin que se haga nada al respecto.

Aunque Radio Martí se creó en 1983 —y TV Martí en 1990— para brindar a los cubanos información confiable e imparcial, diversos informes del propio Gobierno de EEUU han destacado que “no se adhieren a los estándares periodísticos más aceptados” y que utilizan “un lenguaje ofensivo e inflamatorio”, y que los cubanos dentro de la Isla cuestionan su “objetividad”. Los contratos otorgados han sido cuestionados por la Oficina del Congreso por irregularidades; en ocasiones sus editoriales han provocado la furia de la Junta de Gobernadores (BBG); sus índices de audiencia puestos en entredicho en relación a los centenares de millones de dólares gastados en su mantenimiento, así como el fracaso en mejorar las trasmisiones de TV Martí; los proyectos disparatados como el famoso globo Aero Martí ha significado solo la pérdida de decenas de millones de dólares antes de desaparecer; el espacio ha sido utilizado para la propagación de anuncios políticos de los candidatos presidenciales republicanos; y el objetivo de la incoativa ha sido objeto de debate una y otra vez.

Si de algo han servido Radio y TV Martí bajo el Gobierno de Obama, es como vehículo para el pago de favores políticos adquiridos durante la campaña presidencial del actual inquilino de la Casa Blanca. Pero el objetivo de que los cubanos en la Isla estén mejor informados sigue siendo una asignatura pendiente por parte de las emisoras del Gobierno estadounidense.

 

Tomado de Cuba Encuentro

UNA PREGUNTA MUY IMPORTANTE

Posted on August 31, 2016 by

FARINASPUROPHOTOSHOP

Nota de Aldo Rosado-Tuero 

¿Conoce alguien a la persona que acompaña a Fariñas en esta foto llegada de Cuba? Es muy importante identificar a esta persona para saber si es manco y tiene su brazo izquierdo atrofiado; porque si no, esta foto es la mejor prueba de la estafa que están cometiendo Fariñas y los que lo manejan.

Me explico: Esta foto está trabajada con Photoshop para que Guillermo Fariñas luzca mucho más delgado y desnutrido de lo que realmente está, pero quienes trabajaron la foto cometieron el error de al ponerle el filtro de photoshop para reducir a Fariñas,  también incluyeron al brazo de su acompañante. El lector avispado, y no obnubilado por la propaganda ni ciego por el fanatismo, puede notar a simple vista lo que afirmamos.

Es hora de hablar a calzón quitao. ¡Basta de tratar de ocultar verdades inocultables! Quienes ayudan y le hacen el juego a la tiranía, son los que—autoproclamándose “opositores”—le mienten al pueblo y se comportan exactamente igual que los que sustentan a la tiranía.

No se gana la confianza de un pueblo cansado de mentiras y engaños por parte de sus gobernantes, haciendo “oposición” usando las mismas mentiras, artimañas y engaños de los gobernantes.

¡Fuera caretas! Tan enemigo de la libertad de Cuba es el castrista gobernante, como el mal llamado “opositor” que en nada se diferencia de sus supuestos enemigos. “Solo la verdad nos pondrá la toga viril”